La Ansiedad

Qué es, causas y síntomas

Con este artículo inauguramos nuestra sección ‘Aprende más’,

Teniendo en cuenta que los trastornos de ansiedad representan el problema mental más frecuente entre todos los trastornos psiquiátricos, vamos a dedicar el artículo de esta semana a hablar de la ansiedad.

La ansiedad es un componente presente en la mayor parte de los trastornos psicológicos, además de ser una de las principales causas por las que las personas visitan al médico de atención primaria. (Belloch, Sandín y Ramos, 2009)

Se puede definir la ansiedad como una reacción emocional que consiste en sentimientos de tensión, nerviosismo y preocupación. (Spielberger, Pollans y Worden, 1984)

Una característica importante de la ansiedad es su ‘naturaleza anticipatoria’. La ansiedad tiene la capacidad de anticipar o señalar una amenaza o un peligro futuro. Por eso al contrario de lo que puede parecer resulta muy útil para nosotros, ya que puede prepáranos para reaccionar ante un posible peligro antes de que este ocurra.

Sin embargo, puede pasar que una persona muestre ansiedad de forma ‘desadaptativa’ es decir, ante situaciones en las que anticipamos un peligro irreal. Bien porque cuando imaginamos nuestro futuro interpretamos una situación como mucho más peligrosa de lo que realmente es, o porque imaginamos una serie de situaciones que nunca van a llegar a ocurrir. En estos casos la ansiedad ya no nos resulta útil, no nos ayuda a resolver los problemas con los que nos vamos a encontrar y tiene un coste para nuestro organismo.

La ansiedad tiene 3 ‘partes’ o componentes (Triple sistema de respuesta, Lang). El primero sería el ‘cognitivo’, que tendría que ver con la experiencia emocional desagradable que uno siente. Esta es subjetiva porque depende de cómo cada uno interpreta la situación en la que está. El segundo sería el ‘fisiológico’ que tiene que ver con los cambios físicos que se dan en el cuerpo, el principal es un incremento en la actividad del sistema nervioso autónomo que hace que entre otras cosas aumente nuestra frecuencia cardiaca y se acelere la respiración. Y por último tendríamos, el ‘conductual’ que es la respuesta observable que tiene la persona que va desde la expresión facial y corporal hasta los comportamientos que hacemos para tratar de evitar, escapar o enfrentarnos a la situación.

Ahora que sabemos más sobre qué es y cómo funciona la ansiedad podemos entender mejor las distintas técnicas que existen para aprender a gestionarla y controlarla.

Aquí te explicamos las técnicas/ejercicios de relajación que recomendamos para controlar y aliviar la ansiedad.

Referencias:

Belloch, A., Sandín, B. y Ramos F. (Eds.) (2009). Manual de Psicopatología (2ª edición). Vol II. Madrid: McGraw Hill