El Estrés

Qué es, tipos y fases

Podemos definir el estrés cómo un conjunto de reacciones físicas y psicológicas que aparecen ante las exigencias o demandas que se producen en nuestras vidas. (Mayo Clinic) Suele darse en situaciones en las que la persona debe hacer un sobreesfuerzo para responder a esas exigencias.

Es una reacción normal y en algunas situaciones nos resulta de utilidad ya que nos prepara para responder ante un peligro o nos permite seguir funcionando a pesar del ‘desgaste’ o ‘cansancio’ para cumplir con un objetivo.

El estrés un fenómeno complejo compuesto por ‘tres partes’

  1. ‘Lo que nos estresa’– Estresor (o componente externo): Serían las demandas o exigencias a las que nos vemos sometidos
  2. ‘Lo que nos pasa’– Respuesta (componente interno): Son las reacciones tanto físicas como psicológicas que se producen en nosotros
  3. ‘La relación entre lo que nos estresa y cómo reaccionamos’ – Interacción estímulo-respuesta: Son todos aquellos factores que influyen en el tipo de reacción que tenemos en una situación estresante (cómo evaluamos las situaciones, nuestras características personales, nuestros recursos personales de afrontamiento, etc)

El estrés se puede presentar de tres formas: (Asociación Americana de Psicología)

  Estrés agudo: Se da durante un periodo breve de tiempo. Se produce ante situaciones nuevas, emocionantes o ante algún peligro y desaparece rápidamente en cuanto la situación termina. Cuando una persona sufre pequeñas crisis de estrés agudo de forma frecuente en su día a día se denomina, estrés agudo episódico.

   Estrés crónico: Se da cuando la situación estresante se mantiene durante un periodo de tiempo muy prolongado o cuando ya no somos capaces de manejar las pequeñas cosas que producen estrés en la vida diaria y la sensación de estrés deja de estar asociada a situaciones concretas y pasa a estar presente de forma crónica en el día a día de la persona que lo sufre.

Fases del estrés prolongado: (Hans Selye, SGA)

  1. Reacción de alarma: Es la respuesta que tiene nuestro organismo justo después de que aparezca cualquier situación estresante. En esta etapa se activa el sistema nervioso simpático y se producen distintas respuestas hormonales (que incluyen la descarga de adrenalina y cortisol).
  2. Etapa de resistencia: Como ningún cuerpo puede asumir estar en un estado de alarma eternamente el cuerpo busca volver a la normalidad. En esta etapa intentamos adaptarnos a la situación estresante y volvernos más fuertes o resistentes ante lo que nos produce estrés. Suele producirse una mejoría y desaparecen nuestros síntomas
  3. Etapa de agotamiento: Si seguimos expuestos a la situación estresante durante mucho tiempo el cuerpo se agota y pierde la capacidad de adaptarse. La resistencia que hemos ganado en la fase anterior desaparece y vuelven los síntomas del estado de alarma. Esta situación tiene graves consecuencias para las personas que la sufren estando relacionada con la aparición de diversas enfermedades psicológicas y físicas (enfermedades relacionadas con el sistema inmune, cáncer, enfermedades cardiovasculares, etc)

Como hemos visto al principio hay distintos factores psicológicos que pueden afectar a la relación entre las situaciones estresantes y cómo respondemos. Distintas técnicas como la meditación, ejercicios de respiración, la restructuración cognitiva o mejorar entrenar y mejorar nuestras habilidades de afrontamiento pueden ayudar a nuestro cuerpo reaccione de forma diferente ante una situación estresante, modificando así las consecuencias psicológicas y físicas de sufrir estrés de forma prolongada.

En nuestras próximas publicaciones te contaremos más sobre todas estas herramientas y te seguiremos enseñado de forma fácil otros fenómenos psicológicos.  ¡No te lo pierdas!

Referencias:

American Psychological Association, Comprendiendo el estrés crónico. Recuperado en Abril de 2020 de https://www.apa.org/centrodeapoyo/estres-cronico

American Psychological Association, Los distintos tipos de estrés. Recuperado en Abril de 2020 de https://www.apa.org/centrodeapoyo/tipos

Belloch, A., Sandín, B. y Ramos F. (Eds.) (2009). Manual de Psicopatología (2ª edición). Vol II. Madrid: McGraw Hill

Mayo Clinic, Conceptos básicos sobre el estrés. Recuperado en Abril de 2020 de https://www.mayoclinic.org/es-es/healthy-lifestyle/stress-management/basics/stress-basics/hlv-20049495

Reducir el estrés